Tipo de Busqueda

Actualidad General

José Vicente Amparan: acusado de usar mañas para lavar dinero de la corrupción en Pdvsa

De acuerdo con la justicia de EE.UU, blanqueó capitales de la República y recibió beneficios por ello, como un apartamento en la Torre Porsche Design en Miami, Estados Unidos, valorado en 5,2 millones de dólares. Actualmente buscado por Estados Unidos, se mantiene en Venezuela después de conocerse su incursión en el desfalco billonario de Pdvsa cambio

“Lavador de dinero profesional” es la etiqueta que le colocó la justicia estadounidense a José Vicente Amparan Croquer, venezolano involucrado en el desfalco de 1.200 millones de dólares de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

El nombre de Amparan –alias “Chente”– figura en el expediente que se presentó en la corte del Distrito Sur del Sur de Florida el 25 de julio de 2018 y que lo relaciona con siete personas más, claramente identificadas, y otros a los que Estados Unidos llamó “conspiradores” y “funcionarios venezolanos”.

Pero su nombre y su apodo no eran mediáticos hasta que fue señalado de estar involucrado en el traspaso ilegal de patrimonio de la estatal petrolera a entidades financieras europeas en España y Malta. El apellido Amparan también figuró en la lista de propietarios de inmuebles de lujo que confiscó Estados Unidos a raíz de la operación Money Flight.

Más de dos años de investigaciones develaron mecanismos de corrupción entre funcionarios de Pdvsa y financistas venezolanos donde se beneficiaron del diferencial cambiario existente en Venezuela. El millardo de dólares que se extrajo del país se invirtió en propiedades como el apartamento 2205 en la Torre Porsche Design, como lo tiene documentado el Tribunal Federal Penal del Distrito Sur del estado Florida desde julio de 2018.

Amparan recibió el condominio como una venia de Carmelo Urdaneta, identificado por Estados Unidos como exconsejero legal del Ministerio de Energía y Petróleo. Era un pago por sus servicios en 2016, que incluyeron documentos financieros falsos para justificar las transacciones ilícitas que se conversaron en Venezuela y se transaron en Miami.

El dinero de la estatal se lavó con bonos en default y cayó en entidades financieras europeas no especificadas en la denuncia. Mientras los traspasos ocurrían, Urdaneta y Amparan idearon una estrategia para el traspaso de la propiedad, con una vista privilegiada de la playa de Bay Point en Miami.

Paladium Real Estate Group LLC, registrada en Miami en mayo de 2016, se usó como fachada de Urdaneta. Su esposa era la dueña de la compañía, según el Departamento de Estado de Florida. Cuatro meses después, en septiembre, la esposa de Amparan entró a la empresa con el cargo de gerente y la esposa de Urdaneta salió de Paladium Real Estate Group LLC en septiembre de 2017, dejando a los Amparan en control del apartamento de más de 300 metros cuadrados y valorado en 5,2 millones de dólares, según inmobiliarias estadounidenses.

De acuerdo con Open Corporates, la compañía se mantiene activa con Carolina Croquer como directiva. El nombre coincide con Verónica Carolina Sarcina, de nacionalidad italiana y segunda esposa de Amparan.

Red ficticia

Además de “lavador de dinero profesional”, la denuncia de Estados Unidos menciona a Amparan como trabajador de Solar Cargo, empresa fundada en Valencia, Venezuela, en 2001, como se especifica en su portal web. El documento, que contiene transcripciones de grabaciones de una fuente confidencial, explica que Solar Cargo tenía seis aviones operativos en 2016 y Pdvsa contrató sus servicios entonces mientras la corrupción con la estatal continuaba.

Solar Cargo no es la única empresa con la que Amparan está relacionado. El Pitazo corroboró que tiene 16 cargos en ocho empresas. Seis de ellas están registradas en España: Columbus One Properties SL, Columbus One Properties Commercial Real Estate 1 SL, Columbus One Properties Commercial Real Estate 2 SL, Columbus One Properties Management SL, Columbus One Properties Healthcare Facilities 1 SL y Columbus One Properties Hotels SL.

Columbus One es la única de las seis que tiene una página web https://www.columbusone.es/esp/. Al entrar, se asegura: “Es una sociedad que ofrece a sus clientes un vehículo de inversión único en el sector de hospedaje en los mercados sudeuropeos”.

Nombres como Ralph Stheinmann, Luis Fernando García Vuteff y Darío Ale Iturralde aparecen en la constitución de Columbus One –efectuada el 16 de junio de 2015–, al igual que en la mayoría de las empresas relacionadas con Amparan. En julio de 2016, se nombró a Antonio Sánchez Montero, quien tiene actualmente 66 cargos en 41 empresas en España, como secretario no consejero.

Sin número de contacto, el portal de Columbus One ofrece como su dirección la calle Orellana 8, a pocas calles del barrio Salamanca, una de las zonas residenciales más costosas de Madrid. Las demás empresas también están ubicadas en el mismo punto de la capital ibérica, según los registros españoles.

Todas se constituyeron entre 2015 y 2017, lapso que coincide con su incursión en el delito de lavado de capitales con la “Compañía Europea 1” en España, como lo señaló la denuncia estadounidense. Según Estados Unidos, Amparan también mantiene relaciones con “Institución Financiera Europea 1” en Malta, calificada como una firma de inversiones privada que usó para el blanqueo de petrodólares.

Bajo perfil

Reconocido en el mundo de la corrupción, el venezolano de 45 años mantiene un bajo perfil en su país. Nació en Caracas, el 3 de abril de 1974 y, según el registro electoral, vota en Complejo Educativo Privado Instituto Escuela, en Baruta, al este de Caracas.

No tiene Twitter, Instagram ni Facebook. LinkedIn, la única red social en la que tiene una cuenta con su nombre, aparece como “socio director miembro comité administración” de Columbus One y socio de CR&S Consorcio Jurídico, firma que no tiene página web.

Las relaciones de Amparan con el mundo del Derecho son turbias como sus contratos. El Pitazoconfirmó que no está registrado en el Instituto de Previsión Social de Abogados (Inpreabogados), que da fe de los graduados en universidades venezolanas en la materia. Pese a que se le conoce como abogado, los registros gubernamentales consultados afirman que es economista de profesión.

El prófugo de la justicia estadounidense no ha salido de Venezuela desde agosto de 2018, un mes después de explotar la trama del desfalco mil millonario de fondos de Pdvsa. Registros del Servicio de Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) señalan que regresó de Estambul, Turquía, por el aeropuerto de Maiquetía, el 7 de agosto del año pasado y no ha vuelto a sellar su pasaporte. Fuentes cercanas a Amparan confirmaron que se mantiene en el país.

Amparan Croquer se une a otros acusados en la investigación del lavado de dinero proveniente de la corrupción en Pdvsa, por $1.200 millones, quienes decidieron quedarse en Venezuela, lejos del alcance de la justicia de EEUU.

ALD/ElPitazo

Etiquetas

You Might also Like