Tipo de Busqueda

Actualidad Destacadas

EE.UU. no quiere que Prince y Giuliani hablen con Venezuela

El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, no quiere que ciudadanos particulares estadounidenses ejerzan una diplomacia por su cuenta con Caracas.

Elliott Abrams, representante especial para Venezuela dijo al Washington Examiner que le preocupa “cuando cualquier estadounidense va a Caracas y habla con funcionarios del régimen, porque siempre existe la posibilidad de un malentendido (…) Por lo tanto, no nos gusta”.

Abrams hizo sus comentarios luego que los medios dieran a conocer que Erik Prince, el ex director general de Blackwater, y hermano de la secretaria de Educación Betsy DeVos, mantuvo conversaciones secretas con un funcionario venezolano en noviembre y que Rudy Giuliani sostuvo una llamada telefónica privada con Nicolás Maduro.

“No se han comisionado ni a diplomáticos ni a negociadores privados estadounidenses a Caracas, por lo que cualquier mensaje que puedan llevar estas personas representa sólo a sus propios intereses y no al gobierno de los Estados Unidos”, dijo Abrams. “Y creo que el pueblo de Venezuela lo sabe”.

A pesar de sus preocupaciones, Abrams no cree que los actores del poder venezolano vean a Giuliani o a Prince como una alternativa al equipo diplomático de la administración de Trump.

“Creo que todos reconocen que cualquier mensaje que hayan escuchado, si es que lo han escuchado, del Sr. Giuliani o del Sr. Prince representa sus intereses pero no representa la política estadounidense”, dijo Abrams al Washington Examiner.

Los contactos

Prince, de 50 años, supuestamente se reunió con un miembro del gabinete de Maduro en noviembre para presionar por la liberación de los 6 de Citgo, un grupo de ejecutivos petroleros estadounidenses que estaban detenidos sin juicio desde que los funcionarios del régimen de Maduro los capturaron por cargos de corrupción en 2017. Los ejecutivos fueron liberados de la prisión en diciembre pero siguen bajo arresto domiciliario.

Un funcionario dijo al Washington Examiner que Prince, un ex SEAL de la Marina que se atribuye haber propuesto un plan para utilizar un ejército privado para derrocar a Maduro el año pasado, informó a un funcionario de la administración de Trump sobre sus planes antes de hacer el viaje.

La llamada telefónica de Giuliani tuvo lugar en 2018, en coordinación con el entonces Representante Pete Sessions, un republicano de Texas que ayudó a Giuliani a convencer al Presidente Trump de que destituyera a Marie Yovanovitch, la embajadora de los Estados Unidos en Ucrania.

IDAED

Etiquetas

You Might also Like